Tablón de Anuncios

¿Por qué los estudiantes apoyamos el calendario académico?

23/05/2016

El Vicecoordinador General de Estudiantes, Jesús Maldonado nos aclara todas las dudas sobre el nuevo calendario

El cambio de calendario académico de la Universidad de Granada ha suscitado muchas críticas y confusión en el estudiantado. Por este motivo, el Vicecoordinador General de Estudiantes, Jesús Maldonado, ha querido responder a las siguientes preguntas para aclarar las razones de esta modificación y sus ventajas:

¿Desde cuando se empezó a pensar en el cambio de calendario académico de la Universidad de Granada?

Este tema lleva planteándose desde hace bastante tiempo. El cambio empezó a trabajarse en una Comisión de Ordenación Académica y desde el primer momento que se empezó a barajar esta cuestión, la Universidad de Granada contó con la colaboración y la opinión de los estudiantes para tomar esta decisión, puesto que era muy importante conocer la opinión de nuestro estudiantado. Claramente esta decisión no se podía llevar a cabo si algún sector de la comunidad universitaria no estaba conforme y por ese motivo, la Comisión de Asuntos Académicos de la Delegación General de Estudiantes comenzó a trabajar desde el inicio de curso para analizar todas las propuestas que nos iban llegando.

¿Este calendario lo aplican ya otras universidades?

Sí, a nivel europeo está implantado desde hace mucho tiempo en prácticamente todas las universidades, incluso hay algunas que empezaron con él desde el principio. Este detalle es importante porque nos equipara a las universidades internacionales y favorece a todos los planes de movilidad fuera de nuestro país. En España la mayor parte de las universidades siguen este sistema. De hecho, las que aún no lo han incorporado están en estos momentos planteándoselo o en periodo de elaboración.

¿Y cuál ha sido el resultado?

Todos los datos que nos han aportado algunas universidades confirman que se beneficia a todas las carreras, no solo a las Humanidades y Ciencias Sociales como en un principio se creía, sino que incluso mejora los resultados de los grados de ciencias e ingenierías. Además, hemos consultado con estudiantes sobre la comodidad y utilidad de este nuevo modelo de calendario y todos estaban de acuerdo con que es mucho más ventajoso.

En el pleno del día 16 de mayo en el que se tomó esta decisión ¿Quiénes asistieron?

Estuvieron presentes los representantes de las Facultades y Escuelas de la Universidad de Granada, es decir, los Delegados de cada Centro, miembros del Claustro y miembros electos por cada una de las Delegaciones de Centro. En todo momento este ha sido un proceso abierto que culminó en la decisión tomada, siempre atendiendo a todas las demandas y problemas de cada centro y titulación.

¿Cuáles fueron los resultados obtenidos?

El resultado fue una mayoría absoluta de votos a favor, sin ni un solo voto en contra. No obstante, muchos representantes llevaban un posicionamiento contra del calendario durante el debate, pero tras ese debate que hubo en el que se pudieron analizar todos los pros y los contras y en el que además hubo una exigencia por unanimidad de los asistentes, todos estuvieron conformes a su aprobación. Cabe recordar que el Pleno es el lugar de diálogo y debate de todas las voces discordantes de los estudiantes de nuestra universidad, y al cual puede asistir cualquier estudiante.

¿Cuál fue esa exigencia que se hizo?

Pues tras ver las ventajas y los inconvenientes, llegamos todos a la conclusión de que este calendario era beneficioso para el estudiantado siempre y cuando se cumplieran ciertos requisitos y se hicieran algunos cambios en la normativa de evaluación y calificación.

En primer lugar, por unanimidad del Pleno se pidió la aplicación apropiada del Plan Bolonia, no podemos seguir permitiendo exámenes finales de 70, 80 o incluso 90 por ciento de la nota de una asignatura cuando se supone que debe haber una evaluación continua. Sobre todo si tenemos en cuenta que otras universidades tienen implantado que un examen final no puede suponer más del 40% de la nota total de la asignatura.

Por otra parte, se deben valorar todas aquellas asignaturas que por su estructura y carga docente no puedan acogerse a este calendario; así ocurriría con los TFGs, prácticas curriculares de larga duración, y algunas otras asignaturas. Es gracias al trabajo de nuestros compañeros en las facultades y escuelas que podremos saber cada uno de los detalles que afectarán al calendario y a su negociación.

¿Cuándo empezaría y acabaría el curso?

Las clases del primer cuatrimestre se iniciarán sobre el 10-15 de septiembre y acabarían a final de diciembre o a principio de enero. Los exámenes del 1er cuatrimestre serían en enero, de forma que las clases del segundo cuatrimestre tengan lugar desde finales de enero y hasta la primera semana de mayo.

Los exámenes, por tanto, del 2º cuatrimestre tendrían lugar las 3 últimas semanas de mayo, de forma que tengamos todo el mes de junio para estudiar para las posibles recuperaciones, que tendrían lugar los veinte primeros días de julio. La diferencia más significativa con otras universidades es que en la UGR se dejaría un mes entero de estudio en junio para las recuperaciones, mientras que hay otras instituciones que apenas dejan una semana.

¿Cuando se implantaría?

Aún no se ha tomado la decisión por parte del Consejo de Gobierno pero, según está planteado, se implantaría completamente en el curso 2017-18, siendo el 2016-17 un curso de transición. En este próximo curso las únicas asignaturas de las que nos examinaremos en julio serían las del primer cuatrimestre, mientras que las del segundo seguirán como hasta ahora.

¿Qué le dirías a los estudiantes que en estos momentos critican en las redes sociales esta medida?

Les diría que esta no fue una decisión precipitada, ya llevaba planteada desde principio del año 2015 y trabajando en ella desde el comienzo de este curso académico. En el Pleno que se tomó el acuerdo estuvimos horas debatiendo este tema y se estuvieron barajando cada una de las posibilidades que se pudieran dar para que siempre fuera beneficiosa para los estudiantes. Creemos firmemente que se mejoran los derechos de los estudiantes con este nuevo calendario, si no fuese así, no podríamos haber apoyado esta medida.

Además, llegamos a la conclusión de que es muy importante que se aplique totalmente el Plan Bolonia en la Universidad de Granada: evaluación continua o única final (dependiendo del caso); porque hasta ahora no se ha implantado propiamente. Su total aplicación supondría que el nuevo calendario solo fueran ventajas para los estudiantes. Además hay que entender esta medida englobada dentro de las diferentes reformas que estamos llevando a cabo para mejorar la normativa de permanencia, que ya se aprobó en el Consejo de Gobierno, y la normativa de evaluación, en la que actualmente estamos trabajando; no son decisiones aleatorias.

También me gustaría añadir que uno de los temas más criticados ha sido que al poner los exámenes en julio muchas personas se verían afectadas por no poder trabajar durante la época estival, por lo que no podrían pagarse la matrícula de la carrera. Por este motivo quiero aclarar que solo se alargaría una semana más en caso de tener recuperaciones, pero teniendo en cuenta que esa semana que se alarga, estaría libre en septiembre. Además, en el caso de que suponga algún obstáculo, en las normas de la Universidad de Granada está prevista esta situación (también actualmente) permitiendo que se les adelante los exámenes para que no exista ningún problema en su tiempo laboral.

Finalmente, cualquier duda que tengan los estudiantes, les pido que acudan a sus Delegaciones de Centro o a la Delegación General de Estudiantes. Es muy importante que todos conozcamos bien las reformas que se van acometer, tanto en el calendario, como en otras normativas de la Universidad de Granada, y el por qué de cada una de las fechas de este nuevo calendario. Igual que todo el proceso ha sido abierto, nos gustaría que en esta fase de negociación se siguiera trabajando con las opiniones de todos nuestros compañeros.